Oxigenoterapia Hiperbarica para ayudar con Esclerodermia, Enfermedad Mixta Del Tejido Conectivo Y Fenómeno De Raynaud

¿CON QUE PUEDE AYUDAR LA CÁMARA HIPERBÁRICA EN ESCLERODERMIA, ENFERMEDAD MIXTA DEL TEJIDO CONECTIVO Y FENÓMENO DE RAYNAUD?

Hand, human, woman-3666974. Jpg

La terapia de oxígeno hiperbárico (OHB), a presiones arriba de 2.0 ATA se ha utilizado en pacientes con esclerodermia,  debido a sus beneficios. Aquí hay una explicación de cómo puede ayudar:

  1. Mejora la circulación sanguínea: puede ayudar a mejorar la circulación en los vasos sanguíneos estrechados o dañados, comunes en condiciones como la esclerodermia y el fenómeno de Raynaud. Al mejorar el flujo sanguíneo, se puede aliviar la sensación de frío y la palidez de las extremidades asociadas con el fenómeno de Raynaud.

  2. Reducción de la inflamación: La OHB también tiene propiedades antiinflamatorias. Puede ayudar a reducir la inflamación en los tejidos y las articulaciones.

  3. Promoción de la curación de heridas: Al aumentar la cantidad de oxígeno disponible en los tejidos, la OHB puede acelerar la cicatrización de heridas o úlceras que pueden ocurrir en la piel de los pacientes con esclerodermia.

  4. Alivio de Dolor: Los pacientes con estas condiciones pueden experimentar dolor y molestias en las articulaciones y los músculos. La OHB se ha utilizado para aliviar estos síntomas y mejorar la calidad de vida.

LA TERAPIA HIPERBARICA PARA AYUDAR CON LA ESCLERODERMIA

La esclerodermia difusa y progresiva es una enfermedad que afecta los tejidos conectivos y a menudo causa úlceras en los dedos de las manos y los pies. La mayoría de los pacientes con esta enfermedad también sufren del fenómeno de Raynaud, que provoca que los dedos se pongan blancos y fríos cuando hace frío o están estresados.

En un estudio de 1986, cinco pacientes con esclerodermia recibieron un tratamiento especial llamado oxigenoterapia hiperbárica (HBO). En todos los casos, se observó una mejora en los síntomas relacionados con problemas en los vasos sanguíneos de las extremidades. Aunque los resultados fueron prometedores, se necesita más investigación para saber cómo este tratamiento funciona a largo plazo.

En otro estudio de 1987, se observaron cambios en las células de energía llamadas mitocondrias en pacientes con esclerodermia que recibieron el tratamiento con HBO. Se descubrió que algunas de las anomalías en estas células mejoraron y que había más células de energía después del tratamiento.

Estos pacientes recibieron 30 sesiones de THBO de 2.0 a 2.4 ATA y, como resultado, sus heridas sanaron.

La terapia de oxígeno hiperbárico (TOHB) beneficia a pacientes con esclerodermia al mejorar la circulación, reducir la inflamación y promover la curación de heridas. 

Al aumentar el suministro de oxígeno a los tejidos, alivia el dolor y la palidez en las extremidades, reduce la inflamación en las articulaciones y los tejidos, y acelera la cicatrización de heridas. Si bien la TOHB no cura la enfermedad, puede aliviar síntomas y mejorar la calidad de vida en algunos pacientes.

Granny, old woman, elderly-4587775. Jpg

CÓMO SIRVE LA TERAPIA EN CÁMARA HIPERBÁRICA PARA APOYAR CON ESCLERODERMIA, ENFERMEDAD MIXTA DEL TEJIDO CONECTIVO Y FENÓMENO DE RAYNAUD

Mas detallado con estudios de soporte

Liceaga, D. E. (2014). GUÍAS CLÍNICAS DE DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO DEL SERVICIO DE CÁMARA HIPERBÁRICA. Ciudad de Mexico: Hospital General de Mexico.

Kewal K. Jain, M. (2017). Textbook of Hyperbaric Medicine. Basel , Switzerland: Springer International Publishing.

216. Moran ME. Scleroderma and evidence based non-pharmaceutical treatment modalities for digital ulcers: a
systematic review. J Wound Care. 2014;23(10):510-516.
217. Dowling GB, Copeman PW, Ashfield R. Raynaud’s phenomenon in scleroderma treated with hyperbaric oxygen.
Proc R Soc Med. 1967;60(12):1268-1269.
218. Chun W, Kim S, Seong H, Chong T. Hyperbaric oxygen therapy in systemic scleroderma. Korean J Dermatol.
1974;12(1):4.
222. Markus YM, Bell MJ, Evans AW. Ischemic scleroderma wounds successfully treated with hyperbaric oxygen therapy.
J Rheumatol. 2006;33(8):1694-1696